domingo, 7 de noviembre de 2010








Matlopio es un cachorrito-amarillo-regalón
que ladra diálogos micro-cósmicos al Universo.
Y está a favor de la clarividencia y sus sombras palpitantes.




8 comentarios:

Anónimo dijo...

Reflexiones ante un mensaje equívoco, pero inspirado con el amarillo de un día oscuro:

Muchas respuestas para un no entendible o un sí agónico.

La felicidad está ahí donde no se puede encontrar, por quién no la busca.

El galopar de la jauría es la que da la respuesta que no queremos encontrar.

Anónimo dijo...

No hay que demonizar ni hasta los estados de alma, pasan...

Natalie Sève dijo...

Auuuuu!!!

La Cabeza es tu torpeza


un besoo!!

Nata

La guapa dijo...

Usted en cada post se esmera por acariciarnos el corazón. Saludos :)

Princesa de la locura dijo...

Me encanto! Quiero uno! jajaja, me conseguis un cachorro?

Abrazos Matlop, de los nuestros, los abismales y siempre eternos!

Tu amiga la princesa, obvio.

=)

Ariel dijo...

Che, muy bueno todo tu blog, me gustó bastante, tomé una imagen tuya para compartirla en mi blog, me podés decir si no queres que la comparta, y la saco.
Te dejo un saludo che, y me voy a seguir pasando. Avisame cualquier cosa.

matlop dijo...

anónimo: eres como mi madre que sabe lo que no soy ni llegaré a ser!!!!

Nat: lo sé. besos de vuelta!!

La Guapa: gracias por su visita y gracias de corazón.

Princesa: cierra los ojos. Ahí está el cachorrito amarillo para que lo adoptes. besos!!

=)


Ariel: Muchas gracias!!! todo lo que está aquí es tuyo.

abrazos sin límites.

Anónimo dijo...

.....soy esa madre que no sabe lo que eres pero sabe lo que nunca serás, esa madre que no olvida que mañana es el día en que los astros celebran el día que te parió.